• Revista Luciérnaga

Cinco papeles para admirar a Cate Blanchett


A finales de la semana pasada, conocíamos que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España creaba un premio Goya Internacional que iba a entregarse por primera vez el próximo 12 de febrero en Valencia durante la gala de los Premios Goya 2022. Supimos, además, que ese premio iba a recaer en Cate Blanchett, que se convierte así en la primera depositaria de este galardón que nace con la intención de internacionalizar la marca de los premios más importantes del cine español.


A sus 52 años, Cate Blanchett ha finalizado tres películas que se encuentran en fase de postproducción, está a punto de rodar la adaptación del libro de Lucia Berlin Manual para mujeres de la limpieza, a las órdenes de Pedro Almodóvar, y la acabamos de ver en El callejón de las almas perdidas (Nightmare Alley, Guillermo del Toro, 2021) y No mires arriba (Don't Look Up, Adam McKay, 2021). Es decir, que se encuentra en un momento dulce y lleno de proyectos, que la confirman como una de las mejores actrices de su generación, y de las pocas a las que el paso de los años no le ha restado posibilidades de trabajar. Desde aquí queremos hacer un breve repaso a su carrera a través de los cinco papeles —no necesariamente los mejores, pero sí los que más nos han gustado— que nos han hecho caer rendidos a sus pies.



1 - Galadriel en El señor de los anillos: La comunidad del anillo (The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring, Peter Jackson, 2001)


En un abrir y cerrar de ojos, han pasado dos décadas desde el estreno de la primera parte de la trilogía sobre la opus magna de J.R.R. Tolkien, un fenómeno cuya magnitud es casi imposible de replicar, y que daba la bienvenida al nuevo siglo con una dosis inigualable de fantasía, épica y magia cinematográfica. De entre las criaturas míticas que poblaban la Tierra Media, los elfos eran sin duda los más atractivos y enigmáticos. Y por encima de todos ellos, la reina Galadriel, elegante, esbelta y misteriosa, a la que Blanchett encarnaba con una mezcla de ternura y severidad que helaba la sangre. Gracias a esta película, su belleza glacial es lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en los elfos.



2 - Jude en I'm Not There (Todd Haynes, 2007)


El personaje de Cate Blanchett en esta película se llamaba Jude, pero todos sabemos que en realidad su nombre era Bob Dylan. Lejos del biopic al uso, el guion de Todd Haynes y Oren Moverman buscaba el retrato impresionista de un artista poliédrico, mostrado en todas las reencarnaciones con las que se ha mostrado al público a lo largo de medio siglo. Y una de ellas era la que interpretaba Cate Blanchett, la del Dylan huraño y esquivo, ensimismado en su nueva asunción del rock eléctrico como nuevo credo. Escondida tras las gafas oscuras, se nos negaba la mirada de Blanchett para simbolizar lo inasible de la estrella más indescifrable de la historia de la música.



3 - Jasmine en Blue Jasmine (Woody Allen, 2013)


El momentum de Cate Blanchett como estrella indiscutible de Hollywood llegó gracias a este papel que le valió su primer Oscar como Actriz Protagonista (ya había ganado la estatuilla como Actriz de Reparto en 2005 por El aviador de Martin Scorsese) y, sobre todo, el reconocimiento unánime del público y la crítica. En una de las películas más inspiradas de Woody Allen en el siglo XXI, la australiana daba vida a una mujer recién divorciada cuyo mundo parece hacerse añicos, llevándose por delante a todos a su alrededor. Blanchett está espléndida en un papel que parece pensado para su lucimiento, y que Woody Allen no sería capaz de repetir para ninguna de sus actrices protagonistas a partir de ese momento.



4 - Carol Aird en Carol (Todd Haynes, 2015)


Los caminos de Blanchett y Haynes se volvían a cruzar en la que es seguramente una de las mejores películas de los últimos años. Un homenaje al melodrama de los años 40 y 50 (con Douglas Sirk siempre en el horizonte) que sin embargo conseguía revestirse de un tono atemporal gracias a lo poderoso de su historia —la historia de amor imposible entre dos mujeres con una buena diferencia de edad en los Estados Unidos de los 50— y, especialmente, a la magnética actuación de su dúo protagonista, Rooney Mara como la frágil Therese y Cate Blanchet como la Carol del título, una señora de los pies a la cabeza que ansía interiormente poder haber tenido una vida que no se redujera al matrimonio y a los hijos. Sin duda, Patricia Highsmith (autora de la novela en la que se inspira la película) estaría orgullosa.



5 - Phyllis Schlafly en Mrs. America (Dahvi Waller, 2020)


El paso de Cate Blanchet por la pequeña pantalla dejó huella con esta magistral encarnación de la líder conservadora Phyllis Schlafly en Mrs. America, que llevaba a la ficción el controvertido camino de la Enmienda por la Igualdad de Derechos, que la segunda ola feminista quiso convertir en ley para acabar con las desigualdades de género. Pero, curiosamente, la principal oposición a esta Enmienda vino por parte de un lobby de mujeres de clase media-alta, profundamente conservadoras y deseosas de mantener el statu quo, capitaneadas por la astuta e incansable Schlafly. La serie consigue que una lucha política y social se vea casi como un thriller, y Cate Blanchett consigue crear un personaje odioso y antipático al que, sin embargo, es imposible no reconocer su valor interpretativo. Una muestra más de la increíble versatilidad de una actriz en estado de gracia.