• Revista Luciérnaga

Cinema Jove #36: Día 7


Ecstasy (Moara Passoni, 2020)


De la misma manera en la que, en un momento del metraje, se muestran los cuerpos diseccionados y los órganos expuestos del museo de anatomía, Ecstasy supone un ejercicio de autoexpresión extrema de su directora, Moara Passoni. En un sugerente híbrido de documental, diario filmado y videoarte, Passoni se vale de los resortes de la autoficción para hablar de su experiencia con la anorexia.


Sin embargo, aquí no caben explicaciones físicas ni psicológicas sobre el origen de su trastorno, sino más bien una serie de reflexiones que parecen tener más que ver con cierto sentido de la trascendencia —o de éxtasis, como reza el título de la película— alcanzada a través de la privación de alimento. Ecstasy es una película que huye de las convenciones narrativas, un relato dislocado sobre el hambre y el deseo de lo absoluto. Y, de paso, un ligero toque de atención a los tratamientos médicos habituales en estos casos, más preocupados del castigo hacia la persona que voluntariamente ha dejado de comer que por un interés real en alcanzar a entender sus motivaciones.


Impecable en su sentido de la puesta en escena, Ecstasy supone un ejercicio visual potentísimo, que invita a (re)pensar la corporeidad y a acercarnos con una mirada diferente a la dimensión sensual, sensorial —y hasta política— de los cuerpos.


por Héctor Gómez