• Revista Luciérnaga

Ennio Morricone y John Williams, premio Princesa de Asturias de las Artes


Hace apenas unos minutos se ha hecho pública la concesión del Premio Princesa de Asturias de las Artes a los legendarios compositores John Williams y Ennio Morricone. En palabras del jurado, "mientras Morricone construyó su reputación poniendo música desde Europa al lejano oeste americano, Williams trasladó el espíritu de la tradición sinfónica vienesa a grandes éxitos de Hollywood. Si hay algo que tiene en común la extensa y variadísima obra de ambos compositores es su deslumbrante capacidad para traspasar géneros y fronteras”.


Este reconocimiento, uno de los más importantes en el ámbito cultural a nivel global, se suma a la ingente lista de premios que ambos compositores han cosechado. John Williams, que en febrero cumplió 88 años, ha ganado cinco veces el Oscar a la Mejor Banda Sonora Original, por El violinista en el tejado (1971), Tiburón (1975), La guerra de las galaxias (1977), E.T. El Extraterrestre (1982) y La lista de Schindler (1993), además de acumular 46 nominaciones más. Williams es uno de los principales artífices del éxito de películas y directores como Steven Spielberg o George Lucas, y el creador de músicas inolvidables que forman parte del imaginario colectivo como las de Superman (1978), Indiana Jones (1981), Harry Potter (2001) o la mencionada Star Wars.


Por su parte, el nombre de Ennio Morricone, que va camino de los 92 años, empezó su carrera ligado al de su compañero de clase de la infancia, Sergio Leone, en cuyas películas contribuyó a dignificar el spaghetti western como género imprescindible para entender la cultura popular, con títulos como La muerte tenía un precio (1965) o El bueno, el feo y el malo (1966), a los que después seguirían composiciones míticas como las de Novecento (1976), Érase una vez en América (1984), La misión (1986), Los intocables de Elliot Ness (1987) o, por supuesto, Cinema Paradiso (1988), junto a tantas otras. Curiosamente, su único Oscar lo recibió en 2016 por la BSO de Los odiosos ocho (2015) de Quentin Tarantino, casi una década después de haber recibido el Oscar honorífico por toda su carrera.


El jurado del Premio Princesa de Asturias de las Artes ha destacado también, al respecto de los dos galardonados, su “dominio absoluto tanto de la composición como de la narrativa, aunando emoción, tensión y lirismo al servicio de las imágenes cinematográficas”. Sin duda, un reconocimiento merecido a dos de las figuras imprescindibles para entender el significado y el potencial de la música en las películas.




La luz contra la pantalla

Revista Luciérnaga   Cine, Series y más.