• Javier Valera

Festival de San Sebastián #69SSIFF: Día 3

Primera película vista de la sección Nuevos directores: Josefina (2021). La cinta dirigida por Javier Marco y protagonizada por Emma Suárez y Roberto Álamo plantea algo que puede ser considerado problemático: él interpreta a un vigilante de seguridad en una cárcel y un día, en el bus, se fija y se obsesiona con el personaje de Suárez, una madre que va a visitar a su hijo preso. El protagonista empieza a tejer una trama, que roza lo tóxico y lo perturbado, para provocar un acercamiento con ella; estamos ante un personaje que se comporta como un auténtico acosador. Esa parte es cuestionable, bastante si nos ponemos estrictos, pero luego se compensa con la otra parte: estamos ante dos personajes solitarios que se encuentran, aunque no sea de forma fortuita, que necesitan el cariño y la compañía de alguien y se acompañan aunque la base de su encuentro sea una artimaña de él, una mentira. Aquí realmente el único problema está en que puede caer en la romantización del acoso.


Josefina (Javier Marco, 2021)


De amores tóxicos también va un poco Mi iubita, mon amour (2021), la ópera prima de la también actriz (también en este título) Noémie Merlant (Retrato de una mujer en llamas, 2018) presentada en la sección de Tabakalera tras su paso por Cannes. La historia se ambienta en un verano en el que cuatro amigas viajan a Rumanía para celebrar la despedida de soltera de una de ellas, la protagonista. Una serie de acontecimientos desembocan en el romance, entre lo oculto y lo apasionado, entre ella y un joven gitano rumano. Aunque la película peca de querer meter unos toques de cine social, cuando lo importante es la historia de amor, tiene unas cuantas escenas interesantes que desprenden mucho naturalismo y aunque se trate de un romance bastante tópico y visto al final la manera de rodar, casi rozando por momentos lo amateur, es convincente. Un verano, cuatro amigas, una historia de amor con final amargo.


Mi iubita, mon amour (Noémie Merlant, 2021)


De la también interesante, solo a ratos, sección de Tabakalera, no destaca Ellos transportan la muerte (2021), dirigida por Samuel M. Delgado y Helena Girón (dos para rodar esto, sí). Estamos ante una película de festival que no aporta nada ni tampoco cuenta nada, ni destaca en lo formal. Ambientada en 1492, los protagonistas —o eso dice la sinopsis— son tres hombres de la tripulación de Cristóbal Colón a los que se les da por muertos, pero la película no explica nada: son simples escenas vacías de contenido rozando siempre lo pretencioso. Sale un burro, que algo es algo, y dura solo 75 minutos.


Benedetta (Paul Verhoeven, 2021)


Benedetta (2021) es uno de los grandes títulos de este festival. La cinta dirigida por Paul Verhoeven, programada en Perlak, se centra en una historial real, la de la monja Benedetta Carlini. Por lo visto Verhoeven siente verdadera pasión por todos los temas religiosos y por la Biblia y aquí se muestra que domina bastante la materia. Aunque el ritmo es pausado, en algunas partes no importa demasiado porque nos regala momentos y secuencias absolutamente memorables que no se pueden contar porque hay que verla, hay que disfrutar de este despliegue de sensualidad y sexualidad lésbica ambientado, además, en un contexto marcado por la peste (Verhoeven aludiendo a la actualidad de la pandemia hasta en el siglo XVII). Solo por ver la belleza que irradia la protagonista, Virginie Efira, también hay que darle una oportunidad.


I Want to Talk About Duras (Claire Simon, 2021)


Para finalizar la jornada, en Sección Oficial, una de estas películas que aunque quizá no sean para todos los públicos para el que escribe este intento de crónica festivalera ha sido una absoluta delicia: I Want to Talk About Duras (Vous ne désirez que moi, Claire Simon, 2021). Estamos ante un filme, con una duración perfecta de 90 minutos, de conversaciones entre dos únicos protagonistas. Basada en personajes reales, en la escritora Marguerite Duras y su joven amante, el filme parte de unas confesiones grabadas que el joven homosexual realizó a una periodista para dejar testimonio de su amor ante la escritora y directora francesa. Durante todo el metraje asistimos a una confesión compleja que versa sobre varios temas: la sumisión completa en el terreno amoroso, la admiración profunda por esta mujer, por su amante, junto al rechazo a mostrarse tal y como es (homofobia interiorizada). La película también acierta en alternar la larga conversación con imágenes reales de la protagonista ausente, y ese es otro de sus aspectos positivos. Realmente si desde el primer momento se entra con el estilo del filme es muy llevadero pero es una cuestión de gustos, puede espantar o maravillar. Una historia de fascinación total, una historia de amor nada convencional.