• Javier Valera

Festival de San Sebastián #69SSIFF: Última crónica


Cardo (Ana Rujas, Claudia Costafreda, Javier Ambrossi y Javier Calvo, 2021)


El viernes fue la última jornada de festival, ya que el sábado está reservado para ver el palmares y alguna película suelta si se consiguen entradas. Por la mañana se hizo la presentación de Cardo, la nueva serie de Atresplayer Premium, producida por Los Javis y dirigida por Ana Rujas y Claudia Costafreda. La protagonista también es Ana Rujas y es una de las sorpresas de la serie, vistos los tres primeros capítulos. La serie desprende mucha autenticidad y refleja un Madrid nocturno bastante realista lleno de fiestas, alcohol, sexo, drogas y afters. El problema está que teniendo una base potente —chica que disfruta de fiesta y hace lo que le da la gana y además ayuda a una mujer mayor (Puri, interpretada por Juani Ruiz) en su floristería de Carabanchel— mucha gente se empeñe en decir, como he leído en algún artículo, que es una serie muy quinqui. Aquí no hay ninguna lectura social, no se cuenta cuál es la situación de la protagonista, simplemente la vemos disfrutar y luego traumatizada por una trama, un plot twist al final del primer capítulo que da la sensación de que se incluye porque la base que se tenía no era lo suficientemente potente como para sostener una serie. Creo que es un quiero y no puedo en general, bien en cosas concretas pero muy floja en otras: la sobreexplicación que tiene, añadiendo unos rótulos como forma de mostrar los pensamientos de la protagonista, no ayuda tampoco porque es innecesario, que algo quede bien visualmente no significa que se tenga que hacer.


Las leyes de la frontera (Daniel Monzón, 2021)


Gran decepción con Las leyes de la frontera (Daniel Monzón, 2021). La película presentada fuera de competición no consiguió el aplauso de la prensa y es que es comprensible. Viendo el trailer (cosa que no hay que hacer) parecía tener muy buena pinta, delincuencia juvenil con apariencia de cine quinqui pero luego nada más lejos de la realidad. El principal problema es ese: que la película aspira a mostrar ese ambiente lleno de delincuencia y marginalidad pero no le interesa incidir en el contexto social ni en la problemática de los personajes: ¿por qué roban? ¿Qué situación tienen? ¿En serio el único problema del protagonista es que le hacen bullying y por eso decide meterse a una banda que roba farmacias? No tiene ningún tipo de sentido pero porque el filme no se preocupa de ello, es más fácil hacer un retrato preciosista y efectista de la marginalidad donde lo importante es que los protagonistas sean guapos, que haya quimica y sepan disparar y correr delante de la policía. Resumir lo quinqui a eso sin incidir en cuestiones sociales y de clase me parece lamentable. Las escenas de acción también lo son. El maniqueísmo en los personajes tampoco ayuda. Ni es quinqui ni es cine social, es puro instrumento comercial. Todo mal.


Spencer (2021) creo que prometía más de lo que ofrece, es el problema de crearse grandes expectativas. La película sorpresa del festival fue este filme dirigido por Pablo Larrain y protagonizado por Kristen Stewart. Se centra en los días de Navidad en los que Lady Di decide que su matrimonio no funciona y rebelarse y no atender a las normas impuestas. Se comentó que se trata de una película convencional, que Larraín hizo un filme para que lo pudiera ver su madre. Y no sé si a su madre le interesará mucho ver a Kristen Stewart en secuencias larguísimas con poco diálogo. Dentro del estilo Larraín no sorprende la propuesta, eso es evidente, y es un acierto la música escogida. El problema es que se vuelve repetitiva y llega a cansar, el final es bonito pero desentona con el resto, como me comentaron ayer: el final es Lady Di, o Kristen Stewart, pasando de todo y abrazando al capitalismo salvaje. Una película muy simbólica que termina con un final muy convencional. Bien, pero no muy bien.


Spencer (Pablo Larraín, 2021)