• Jaime Estrela

Aprender a ser peculiar



Todos hemos visto películas de familias disfuncionales, hemos visto películas sobre estafas, también hemos visto películas sobre el proceso de maduración, y películas sobre inadaptados que aprender a ver el mundo de otra forma. Miranda July, en Cómo sobrevivir en un mundo material (Kajillionaire, 2020) nos propone una mezcla de todo esto, a través de su particular estilo de corte independiente aderezado con altas dosis de humor negro.


Una pareja ha estado entrenando a su única hija para que aprenda a vivir gracias a estafar a los demás. Ellos se tratan como iguales, no hay jerarquías y se reparten el botín de todos los timos. Son estafadores de poca monta y las deudas les persiguen, por lo que deciden ir un paso más allá. Planean un timo a mayor escala durante el cual conocen a una extrovertida joven que desestabilizará las estructuras que habían mantenido la relación de la familia.


Miranda July tarda un poco en iniciarnos en lo que es la trama propiamente dicha. Antes, se toma su tiempo para presentarnos a los personajes, sus rutinas y peculiaridades. Pues a pesar de ser narrada de forma convencional, no deja de estar plagada de extravagancias que merecen su tiempo para ser apreciadas y entendidas. Gracias a esto, July saca lo mejor de unas Evan Rachel Wood y Gina Rodríguez en los que podrían ser, de momento, sus mejores interpretaciones.


Ambas son polos opuestos que mientras una se integra en la familia y la otra se emancipa tratarán de encontrar el equilibrio y un nuevo lugar en el mundo, pues este está cambiando y también lo están haciendo sus formas de entenderlo. En Cómo sobrevivir en un mundo material es fácil empatizar con esos personajes. Los hermosos conflictos que tienen parten de lugares por los que todos hemos pasado.


Nadie se equivoca queriendo, ni quiere hacer daño a quien quiere. A raíz de esto, la directora trata de contarnos cómo sin importar la edad que tengas debes seguir creciendo como persona, y en su película nos habla de cómo lo que creemos que es bueno para nosotros, no siempre es bueno para los demás. De este modo nos invita a ver más allá de nosotros mismos y nos recuerda que cuando anhelas algo que todos los demás tienen, es difícil apreciar lo que tienes que es único.

La luz contra la pantalla

Revista Luciérnaga   Cine, Series y más.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now