• Revista Luciérnaga

Nuestras 10 películas de 2019


El equipo de Revista Luciérnaga ha querido elegir sus películas favoritas de este año que está a punto de terminar. Son diez títulos muy diferentes, de siete nacionalidades y tres continentes, que creemos que representan bastante bien lo que ha sido un año muy prolífico y de gran calidad en nuestras pantallas. En esta lista tenemos drama, comedia, aventuras, crítica social y, por encima de todo, cine en mayúsculas.


Acompáñanos a conocer el Top 10 de 2019 de Revista Luciérnaga:


10 - Toy Story 4 (Josh Cooley, 2019)

Parecía totalmente innecesaria pero nos brinda una dimensión totalmente nueva en el universo de los juguetes creados por Pixar. A pesar de ser la narrativamente más torpe, es la temáticamente más compleja con diferencia. Gracias a un macguffin de plástico con forma de cuchara/tenedor la película plantea la cuestión de qué hace que un juguete sea un juguete. Aquí, Pixar firma una página de oro en la tesis que parece guiar sus películas de que lo que uno quiere no suele ser lo que uno necesita y cierra la saga con un final emocionante y a la altura de las películas anteriores.

por Jaime Estrela


9 - Silvio (y los otros) (Loro, Paolo Sorrentino, 2018)

El título ya remite a qué podemos esperar de la película. Además, si añadimos la firma de Sorrentino se puede adivinar el éxito asegurado. El protagonista es uno de los hombres que más ha dado de qué hablar los últimos años, Silvio Berlusconi. Y como si se tratase de una autobiografía, Sorrentino va más allá y ficciona sobre su etapa vital más dura. Muestra la decadencia de un "gran" hombre, que ya parece más un bufón, pero igualmente sigue adelante. Está encuadrado en el universo sorrentiniano de fiestas idílicas, con una fotografía impecable, compuesta por esos planos perfectamente milimetrados a los que nos tiene acostumbrados el director.

por Mar Gimeno


8 - Largo viaje hacia la noche (Diqiu zuihoi de yewan, Bi Gan, 2018)

El surrealismo nació para reflejar el mundo de los sueños, pero Bi Gan se aleja de la arbitrariedad de este movimiento para trasladarnos a un mundo completamente onírico que, parece intangible e imposible de representar. No obstante, de alguna forma en este viaje en busca de un amor perdido todo funciona dentro de su extrañeza. Puede que su potente estilo visual con una fotografía que recuerda a Wong Kar Wai y un plano secuencia que dura casi toda la película ayuden al relato a hacernos creer que, como en los sueños, todo es posible y parece tener sentido.

por Jaime Estrela


7 - Dolor y gloria (Pedro Almodóvar, 2019)

Antonio Banderas interpreta en esta película al alter ego de Pedro Almodóvar o a alguien muy parecido a él. Más allá de contener una de las mejores actuaciones del año y de la carrera del actor, nos encontramos con una obra compendio de un cineasta total. Almodóvar hace un repaso de su vida y de los temas que han marcado su filmografía como el deseo y el arrepentimiento a través de un melodrama potente cargado de pasión y con una fuerza visual tan impresionante como la que nos tiene acostumbrados. Un film total que no podría haber tenido mejor título.


por Jaime Estrela


6 - Ema (Pablo Larraín, 2019)

Que no pare nunca el reggaeton! Bajo este pretexto Larraín nos trae una historia de amor bizarra, incendiaria, golpeada por una paternidad y una maternidad cuestionables. Los roles de género clásicos se desdibujan al igual que la sexualidad, para mostrarnos un relato libre de cualquier canon impuesto. Tanto de forma intertextual como metatextual.


por Mar Gimeno


5 - Martin Eden (Pietro Marcello, 2019)

Pietro Marcello recoge en este espectacular film las aventuras de un marinero. Se trata de una adaptación de la novela homónima de Jack London, pero desenvolviéndose la acción en Nápoles. Oscila entre el naturalismo y el realismo (para reafirmarlo incorpora imágenes de archivo) con personajes esencialmente románticos. Si durante el siglo XIX se hubiesen hecho películas, esta sería el epítome. Hay reflexión filosófica sobre la verdad, el amor, la política y, en definitiva, la vida, con el fin de componer un personaje complejo que se ha construido (y destruido) a sí mismo.

por Mar Gimeno


4 - Retrato de una mujer en llamas (Portrait de la jeune fille en feu, Céline Sciamma, 2019)

Si los amores fugaces son aquellos que dejan más huella en nuestras vidas, entonces la breve pasión que Adèle Haenel y Noémie Merlant viven en Retrato de una mujer en llamas es la historia de algo que durará para siempre. Un amor forjado a partir del equilibrio entre mirar y ser mirado, donde el deseo se cuela en los resquicios que deja una pincelada o el imperceptible movimiento de una mano. Céline Sciamma nos demuestra que es posible hacer una obra maestra prescindiendo del factor masculino. Y, de paso, que en una mirada entre sus protagonistas hay más cine que en todas las películas de Marvel juntas.

por Héctor Gómez



3 - Érase una vez en… Hollywood (Once Upon a Time in... Hollywood, Quentin Tarantino, 2019)

Tres personajes se pasean (literalmente) por Los Ángeles a lo largo de tres días cuyas vidas están relacionadas. Lo que parece un relato sobre el año que supuso el fin de una época resulta ser una historia sobre nuevos comienzos, en la que el deambular no es solo parte de la historia sino de la propia narrativa. La cámara se mueve por las escenas hasta centrarse en la acción, los flashbacks y las imaginaciones interrumpen el relato (hasta hay un flashback dentro de un flashback) para poder darnos un paseo por ese 1969 que cambió la historia. A pesar de ello no solo se centra en retratar el contexto sino que también tenemos una reflexión sobre la lealtad y el fracaso en la película más optimista de su director.

por Jaime Estrela


2 - El irlandés (The Irishman, Martin Scorsese, 2019)

Ver El irlandés es algo así como intentar retener las imágenes que bailan en la oscuridad cuando la luz se apaga de golpe. O como mirar el brillo de una estrella que murió hace millones de años. Con esta película da la sensación de que llega a su fin toda una época y una forma de narrar, en la que Scorsese dilata el metraje porque parece resistirse a darle a De Niro, Pacino o Pesci un momento para despedirse. Por eso deja la puerta entreabierta en el último plano del film, para dejar constancia de un adiós inevitable y de una verdad absoluta: cuánto echaremos de menos a Martin Scorsese cuando ya no esté.

por Héctor Gómez


1 - Parásitos (Gisaengchung, Bong Joon Ho, 2019)

Aunque ya no sea tan impactante como a principios de este siglo, no deja de sorprendernos la capacidad del cine coreano de hibridar géneros de una forma tan orgánica que permite pasar con naturalidad del drama al slapstick, de la comedia negra al terror visceral. De aquella ola de la península asiática el que mejor aguanta es Bong Joon Ho, que en Parásitos vuelve a tirar de su nada disimulada querencia por la metáfora visual para darle un repaso a los estragos del capitalismo y dinamitar los cimientos de la mamandurria esa de la meritocracia. Y lo hace esquivando con maestría la empatía fácil hacia unos personajes llenos de aristas que nos conducen en un viaje de no retorno que se va oscureciendo conforme sus protagonistas se ven arrastrados en esa espiral de consecuencias en cuyo vórtice estamos jugando todos los días.

por Héctor Gómez







La luz contra la pantalla

Revista Luciérnaga   Cine, Series y más.