• Pablo Alberola

Todos pensamos en dejarlo


Dejarlo todo. Llegar al final de un ciclo, de una vida, de un sentimiento. Esa acumulación instantánea de nostalgia que recorre nuestros cuerpos cuando nos situamos ante un fin que nos hiela el pecho. Recuerdos almacenados que nuestra propia mente es incapaz de comprender y manejar. La memoria nos hace dudar, nos hace naufragar a través de nuestros errores enraizados en lo más profundo. Agrandamos lo que nos duele y empequeñecemos lo que nos hizo fuertes. No nos deja avanzar, nos ancla a un pasado que pudo haber sido distinto y tenemos que vivir con ello.


Estoy pensando en dejarlo (I´m Thinking of Ending Things, 2020) es una historia sobre los recuerdos. Un viaje por lo que fue, lo que es y lo que podría haber sido dentro de una memoria tremendamente hundida por el peso de sus fantasmas. Charlie Kaufman pinta un lienzo asfixiante y oscuro en el que las ideas cobran un peso mucho mayor que las acciones. El escritor y director estadounidense se vale de la novela con el mismo titulo para crear un mundo pesadillesco y laberíntico en el que consigue plasmar una visión exageradamente triste sobre nosotros mismos.

Kaufman se dedica a lanzarnos preguntas que van más allá de la película, busca que reaccionemos ante su presentación sobre las relaciones humanas y lo que nos queda de ellas una vez terminan. Sus personajes son deformaciones de una realidad difusa en el tiempo y en el espacio que comienzan con un viaje de una pareja - un Jesse Plemons y una Jessie Buckley impresionantes- a la casa de los padres de él y que va derivando en un mundo cada vez más alienado por las emociones.


Las conversaciones, el coche y la carretera, los nombres de ella, los padres de él, los decorados, la granja, los vestidos, la nieve, el cerdo. Todo ello forma parte de un puzzle que está repleto de aristas y referencias que tejen una historia en la que el espectador es atrapado sin saber muy bien hacia donde se dirige. Un drama del más puro estilo impresionista que ahonda en la complejidad de conseguir dar forma a unos recuerdos de una vida a la que no le encontramos salida. Una decepción que hace que muchos acaben pensando en dejarlo.



La luz contra la pantalla

Revista Luciérnaga   Cine, Series y más.